10 septiembre 2010 - www.abc.es
«Escribir una canción es un sprint, pero un libro es una maratón»

Ha nacido un nuevo Holden Caulfield: «Jasper Jones», del australiano Craig Silvey

Jasper Jones es el «chico duro» de un pequeño pueblo del oeste de Australia, un mestizo que, junto al devorador de libros Charlie Butkin, se lanza en una travesura a la vez aterradora y excitante. Bajo la influencia de clásicos de todos los tiempos como «Las aventuras de Huckleberry Finn», de Mark Twain, y «El guardián entre el centeno», de J. D. Salinger, el joven autor australiano Craig Silvey (1982) ha conquistado a la crítica y al público de su país. «Nunca pensé que todo lo que me ha pasado con este libro ocurriría», confiesa, con humildad, en un céntrico hotel madrileño.

La historia de «Jasper Jones» (Seix Barral) se puede enmarcar, quizás, en ese reciente y popular género de novelas denominadas crossover, esto es, que están orientadas a jóvenes y son leídas por adultos, o viceversa. «Este libro es para cualquiera que tenga dinero para comprarlo», bromea el autor. «Cuando escribo -explica-, simplemente pienso en los libros que a mí me gustaría leer».

«Tengo un punto justiciero»

El tercer gran personaje del libro es Jeffrey, un ladronzuelo de origen vietnamita que es el blanco de los ataques de los chavales de su edad. «Tengo un poco de los tres personajes -explica Silvey-. Me gusta pensar que los tres son extrapolaciones y exageraciones de mi propia personalidad. Cuando era pequeño me parecía bastante a Charlie, porque crecí en un pueblo muy pequeño, devoraba los libros y quería ser escritor, además de que era muy tímido y me aterrizaban las chicas y los insectos. También tengo un punto justiciero como Jeffrey. Cuando crecí un poco, me parecía más a Jasper Jones, más calmado, más íntegro».

El propio libro homenajea, en cierta medida, a Huckleberry Finn y a Holden Caulfield, cuyas obras están citadas -«de manera humilde», según el escritor- como pertenecientes a la colección de libros del joven Butkin. «Charlie es un personaje que adora leer y que vive en un pequeño pueblo donde se le margina por ello. Para él es natural idealizar un lugar en el que los escritores son respetados -la escena literaria norteamericana- y de ahí las referencias. Pero la voz narrativa es Charlie, no yo, por lo que las influencias son las suyas propias», asegura.

(...)

 

vota esta noticia
Envía a
Facebook
Facebook
Menéame
Digg
delicius
Technoratti
yahoo