4 febrero 2011 - www.elpais.com
'Crossover': la edad interminable. Las editoriales salen a la caza de libros capaces de romper barreras generacionales - Los títulos de apariencia juvenil que seducen a un lector adulto viven un auge

El nombre es nuevo. El fenómeno, un clásico. ¿O no regalaron Mark Twain, Charles Dickens, las hermanas Brontë, Lewis Carroll, Alejandro Dumas o Jane Austen libros que rompieron fronteras entre generaciones de lectores?

Los libros crossover no nacen con Harry Potter ni son patrimonio de Mark Haddon, aunque la criatura de J. K. Rowling y El curioso incidente del perro a medianoche hicieron añicos en todo el mundo la rígida división entre literatura juvenil y adulta. Hay aventuras que interesan a los 13 y a los 63. Y también hay miedos que atenazan a los 15 y pueden regresar a los 55: ¿qué haré con mi vida?

(...)

Sostienen en Seix Barral que Lágrimas en la lluvia, la próxima novela de Rosa Montero, es "un pura sangre de los crossover". "Es una novela de aventuras que en realidad habla de la aventura de vivir... y de morir", adelanta la escritora. La obra nació con una idea y, por el camino, la vida la torció hacia otra. "Un buen crossover ha de ser complejo y profundo, debe tener muchos niveles distintos de entendimiento y de emoción, y, al mismo tiempo, debe lograr esa dificilísima sencillez que convierte las historias en fábulas. Como decía Steinbeck, lo mejor es siempre lo más sencillo, pero lo malo es que para ser sencillo hace falta pensar mucho".

Lágrimas en la lluvia se publicará en la colección Biblioteca Furtiva, que Seix Barral estrenó en septiembre para difundir títulos de ese mestizaje generacional tan en boga. "Se puso en marcha por dos razones. Por una parte, haber observado una alta demanda en otros mercados de este tipo de literatura y por otra, porque queremos crear lectores jóvenes", expone Elena Ramírez, directora editorial de Seix Barral.

En la colección, que publicará seis títulos al año -se incluye la reedición de Sin noticias de Gurb, de Eduardo Mendoza-, se acaba de lanzar Nada, de la danesa Janne Teller. En 2007 el argumento impactó tanto en Dinamarca que algunas librerías se negaron a venderlo y se prohibió en escuelas noruegas. A la postre triunfaría en las aulas y en los despachos, sobreponiéndose a los clichés comerciales. Hasta entonces, Janne Teller había escrito para adultos. Nada es la historia que le habría gustado leer con 14 años, aunque acabó siendo la historia que necesitaba leer cuando la urdió, a los 35. "Mientras la escribía pensaba en un lector joven y mentalmente me obligaba a tener 14 años otra vez. Luego descubrí que esto no hacía el libro más naïf, como temía", explica la autora, premiada por este libro como mejor obra juvenil. Un encorsetamiento que le sobra ("en muchos casos la clasificación es artificial y limitadora") y al que no le ve mucho futuro: "Cambiará porque hay mucha literatura interesante escrita para jóvenes, quizás porque los escritores se están dando cuenta de que a menudo los jóvenes están más abiertos a nuevos pensamientos, estilos e ideas que los adultos".

(...)

vota esta noticia
Envía a
Facebook
Facebook
Menéame
Digg
delicius
Technoratti
yahoo