1 mayo 2011 - www.elpais.com
Los abusos del ladrillo

ROSA MONTERO MANERAS DE VIVIR

(...)

Como todos sabemos, durante los años de euforia los bancos dieron las hipotecas como churros; tasaban las casas a precios desmesurados y concedían préstamos disparatadamente altos, con los que el comprador pagaba además los muebles, el coche y, si me apuran, hasta las vacaciones del primer verano. Todo ese delirio, ese loco juego de millonarios tronados, fue briosamente alentado por los bancos; pero ahora que el baile se ha acabado, pretenden escurrir el bulto y que los ciudadanos se hagan cargo de todo.

Y así, de repente media España se ha enterado de que, si no consigue pagar la hipoteca, el banco no sólo se queda con el piso, sino que además puede seguir sacándote dinero por un tiempo infinito. Porque la mayoría de los que se hipotecaron no sabía, en el momento de firmar los papeles, que, según nuestra injusta Ley Hipotecaria, la casa no salda la deuda.

(...)

vota esta noticia
Envía a
Facebook
Facebook
Menéame
Digg
delicius
Technoratti
yahoo